Implantes y deportes

Noticia extraída de El país

Un atleta excepcional ha llevado a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a una encrucijada. El hombre en cuestión, a pesar de haber sido amputado a los 11 meses de vida por debajo de las rodillas, ha corrido este año los 400 metros en 46,34s. Por si fuera poco, ha competido en reuniones como la Golden League, en Roma, contra la élite de los atletas que tienen carne y hueso en sus piernas y pies. La ilusión de este atleta de participar en los próximos Juegos Olímpicos de Pekín parece estar al alcance de su mano si la IAAF no decide hoy lo contrario. La mejora que necesita en su marca para situarse por debajo de 45m 50s, la mínima, no parece un impedimento, dada su espectacular evolución desde que en 2003 empezó a practicar atletismo tras sufrir una lesión jugando al rugby. Sus piernas -cheetahs (guepardos)-, de fibra de carbono, muy ligeras y arqueadas, tampoco. Se trata del surafricano Oscar Pistorius: oro en 200 y bronce en 100 en los Paralímpicos de 2004 y que, además, tiene los récords paralímpicos de 100, 200 y 400 metros.

 

Pistorius posee cualidades sorprendentes para destacar sobre el resto de amputados
En el fondo del asunto está la limitación de las ayudas mecánicas en lo que algunos han denominado tecnodoping. A las autoridades, que velan para que no se desvirtúe el espíritu del deporte, les preocupa que algún tramposo pueda aprovecharse ilegítimamente de unas normas a las que, al poco de redactarse, se les descubren fisuras o, al menos, falta de precisión. Se trata de la norma 144.2 del reglamento de la IAAF, que impide el uso de añadidos como muelles o ruedas para mejorar las marcas. Pero no ha sido un tramposo quien lo ha puesto en evidencia, sino un extraordinario corredor, discapacitado para algunos, demasiado capaz para otros, que ha sido llamado Bladerunner por la forma de cuchillas de sus prótesis.

La IAAF seguirá las recomendaciones del informe encargado al biomecánico alemán Gert-Peter Brüggemann, de la Universidad de Colonia, que al día siguiente de llegar fue remitido a los representantes de Pistorius. El profesor Brüggemann es un científico, de reconocido prestigio en las ciencias del deporte, que ha realizado numerosos estudios en atletismo y participado en diferentes proyectos de la IAAF. El estudio fue realizado en el Instituto de Biomecánica y Ortopedia de Colonia el lunes 11 y el martes 12 de noviembre. El objetivo: saber si las prótesis usadas por Pistorius suponen una ayuda tecnológica, en cuyo caso no estaría permitido su uso. Para ello se ha comparado a Pistorius con seis corredores de marcas similares en el 400, pero que tienen tríceps sural (pantorrillas). Para este estudio de lujo se han usado reflectores de infrarrojos colocados sobre el cuerpo y las prótesis estudiadas. Se han usado 12 cámaras de infrarrojos y cuatro más de vídeo de alta velocidad para analizar comparativamente las carreras y los esprints de los sujetos. También se han usado cuatro plataformas de fuerza para estudiar los apoyos y las fuerzas de reacción recibidas del suelo. Se han analizado las implicaciones del menor peso de las extremidades, el almacenamiento y retorno de la energía elástica y los cambios en longitud y frecuencia de las zancadas. Pero también se han recogido variables fisiológicas, como el consumo de oxígeno y la producción de ácido láctico, para comparar los esfuerzos de estos atletas.

Hoy conoceremos la respuesta de la IAAF a la petición, aunque la información que ha trascendido parece indicar que las prótesis aportan una ayuda innegable a quien también ha sido conocido como el hombre biónico. Pero ¿por qué hasta ahora no se había planteado el tema a pesar de que prótesis similares a las de Pistorius se llevan usando desde hace años en el deporte? Probablemente porque este atleta posee unas cualidades sorprendentes que le hacen destacar del resto de amputados, pero que, por otro lado, siguen siendo diferentes a las de los atletas con pantorrillas. Las implicaciones éticas son innegables. El punto de vista de Oscar Pistorius también: ¿Para qué asistir a los otros Juegos, los Paralímpicos? Él ha demostrado no sentirse discapacitado, ni siquiera en la marca requerida, para estar en los Juegos Olímpicos.

Ciberimplantes y deportes en el 2066

El tecnodoping no es sólo implantes si no también cualquier ayuda al deportista considerada excesiva, aunque todavía no está muy claro qué se considera excesivo. Nuevos materiales y productos están ayudando a los deportistas (de países ricos, claro) a superar sus propios límites y no hay normativas claras que pongan un límite entre la ayuda al rendimiento y la ventaja injusta.

Artículos como el vectran que consiguen una zapatilla deportiva de sólo 92 gramos (atrás quedan las célebres zapatillas de oro de Michael Johnson), los chalecos refrigeradores, los palos de golf inteligentes y demás gadgets de alta tecnología han hecho que quede en entredicho la igualdad entre atletas de diferente poder adquisitivo (algo que siempre ha exisitido por otra parte, si trabajas 10 horas en tu aldea africana, luego no tienes muchas ganas de entrenar).

Pero, ¿qué pasaría en el 2066 en un mundo Cyberpunk con abundancia de implantes cibernéticos, nanotecnología y modificación genética?. Lo más purista sería decir que no se dejaría participar a las personas que tuvieran ayudas tecnológicas que les dieran una ventaja injusta en el deporte que practican: puedes correr la marathon con ciberópticos pero no con cyberpiernas; puedes particicipar en tiro al arco con cyberpiernas pero no con Injertos Musculares que te aumentan la fuerza.

Lo más lógico sería pensar en que los deportes se disgregarían en Ligas que permitiesen o no cyberimplantes en mayor o menor medida y que la lógica del capitalismo daría la razón (por el número de espectadores y ganancia) sobre qué quiere ver el público. Sospecho que querrían ver espectáculo y los implantes darían más y más. Así que las cyberligas vencerían y absorberían los jugadores no mejorados los suficientemente buenos para estar a a la altura de los nuevos requerimientos.

Quizás se impondrían algunos límites (diferentes en cada deporte) como impedir conversiones totales, atletas con menos de 3 puntos de EMPatía, armas implantadas, etc. salvo en las ligas más violentas y abyectas.

Las ligas sin ayudas tecnológicas pasarían a ser deportes para atletas amateur que no tienen lo que hay que tener para llevar al ser humano a sus límites.

Anuncios

4 pensamientos en “Implantes y deportes

  1. Gran tema, nunca habia pensando así en las prótesis, no ya empalmando con el concepto de ciberimplante, sino como estas cambian la capacidad y percepción de una tarea.

    La clave de poder crear futuro es entender las vías que se abren en el presente.

    Luego, el futuro nos alcanza y somos los grandes cornudos, pero si imaginando el porvenir nos acercamos demasiado, luego se nos hará aburridos de leer.

    Así que a imaginar! vendiendo la posibilidad que seguramente no se tomará pero… ¿y lo bien que nos lo pasamos?

  2. Finalmente, permitirán correr al atleta: http://www.neoteo.com/atleta-amputado-podra-competir-en-pekin-2008.neo

    Aunque la gente aún sigue pensando en él como un discapacitado, como dicen en el artículo linkado “irónicamente, algunos organizadores pensaban que el no tener piernas podría favorecerlo para correr”.

    Todavía se da por hecho la supremacía del cuerpo humano respecto al diseño artificial pero será mejor que empecemos a no dar las cosas por hecho. Me gustaría leer detenidamente el estudio del biomecánico para ver sus conclusiones sobre la mecánica de las piernas artificiales respecto a las normales.

    Y como dices Werden, los implantes (al igual que muchas otras cosas) no sólo cambian la dificultad relativa de una tarea si no también cómo vemos esa tarea, ¿perderá su importancia el sexo cuando todos podamos experimentar un orgasmo virtual o simplemente se revalorizará el orgasmo tradicional? ¿La maternidad cambiará cuando los hombres puedan experimentarla o cambiará la sociedad entera? ¿La eugenesia nos hará mejores o nos alienará finalmente, convirtiéndonos en biomáquinas parte del proceso productivo?

  3. Pingback: Mutantes y Transhumanos a la vuelta de la esquina, al acecho del progreso. « La soledad del excéntrico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s